• En España
  • Lista de países
  • Para 7 días
  • Temperatura del agua
  • Mapa Satelital
  • El tiempo en el mapa
  • Informadores
  • user-avatar
    Iniciar sesión

    Los cambios de tiempo y nuestra reacción ante ellos

    Entrar y descubrir como el cambio de tiempo y los cambios atmosféricos influyen en nuestra salud.

    Los cambios de tiempo y nuestra reacción ante ellos

    Todos nos acordamos de nuestros abuelos cuando les hemos oído decir más de una vez: "Cómo me duelen las piernas, va a cambiar el tiempo", "se nota que viene lluvia, me empieza a doler la cabeza". No estaban equivocados porque la meteorología y el tiempo están plenamente relacionados, podríamos decir que son primos hermanos.

    Variables como la temperatura, la humedad, la fuerza del viento, la presión atmosférica, y sin ser meteorológicas pero muy relacionadas con ellas, la contaminación química o el contenido polínico del ambiente, actúan en un momento determinado sobre nuestro organismo y provocan que seamos muy sensibles a lo que pasa en la atmósfera.

    La temperatura es la variable más estudiada por ser sin duda la más importante en cuanto a los efectos causados. Basta recordar la intensa ola de calor del 2003 que se cobró la vida de más de 90.000 personas. Las consecuencias de las altas temperaturas unidas a la duración de las mismas han causado estragos y siguen haciéndolo en verano todos los años. Se repiten los calambres por el calor, la caída de tensión arterial, el agotamiento y el conocido como golpe de calor que puede llegar a desembocar en la muerte. Los niños y los ancianos son los grupos de mayor riesgo en estas situaciones.

    En el otro extremo está el frío, que también se encarga de mantenernos en alerta, con síntomas como los escalofríos, tensión baja e incluso problemas respiratorios como la apnea.

    La presión atmosférica y su influencia desencadenan una serie de enfermedades respiratorias y también circulatorias, que pueden llegar a degenerar en nombres tan peligrosos como es el infarto de miocardio.

    Nos queda por ver un factor tan importante como la fuerza del viento. Está demostrado que los vientos fríos del norte  tienen un efecto en la dinámica respiratoria así como en el sistema circulatorio. También se ha comprobado que estos vientos se suelen asociar con el dolor sufren las personas con trastornos reumáticos. En contraste, los vientos cálidos del sur tienen relación con algo muy distinto como es la esfera psíquica. Tradicionalmente estos vientos provocan trastornos emocionales, en general desembocan en más irritabilidad y en el caso de muchas personas les conducen a la depresión.

    Después de que hemos hecho este pequeño repaso, podemos hacer la consusión de que somo víctimas de los cambio atmosféricos.

    Leer también